Los polifenoles, antioxidantes anti envejecimiento.

Los polifenoles son antioxidantes con muchísimas propiedades o beneficios para nuestra salud pero destacan en la lucha contra los radicales libres.

Nuestro organismo, a consecuencia del transcurso de su metabolismo, produce radicales libres, que como ya hemos visto en artículos anteriores son unos agentes oxidantes que causan deterioro celular. Estas moléculas, si son generadas en exceso, pueden dañar a nuestros tejidos.

Sabemos que estudios de laboratorio han demostrado que los radicales libres provocan en nuestro organismo efectos perjudiciales para nuestra salud, como por ejemplo los que exponemos a continuación:

  • Dañan al ADN.
  • Dañan al tejido conjuntivo.
  • Producen oxidación de los lípidos por lo que se generan más radicales libres.
  • Alteran a las proteínas y a las reacciones enzimáticas.
  • Destruyen las partes fundamentales de la célula, como la mitocondria, perjudicando su funcionamiento vital.
  • Debilitan al organismo por lo que su fortaleza para combatir las enfermedades se ve considerablemente reducida.
  • Las enfermedades que más comúnmente se producen por los radicales libres son: cáncer, enfermedades cardiovasculares, enfermedades neurológicas, enfermedades pulmonares, artritis reumatoide, nefropatía, enfermedades oculares o problemas con el crecimiento fetal.

Todas estas disfunciones orgánicas llevan a un envejecimiento acelerado.

Existen determinadas situaciones muy comunes en nuestros días, que aumentan la producción de radicales libres. Éstas serían:

  • La contaminación ambiental.
  • Una alimentación inadecuada con excesiva presencia de metales pesados, aditivos, pesticidas…
  • Los hábitos tóxicos.
  • La práctica de un ejercicio físico excesivo, así como la carencia también, de ejercicio físico.
  • Una exposición excesiva a las radiaciones solares.
  • El estrés.

Los polifenoles: unos antioxidantes con propiedades curativas.

Nuestro organismo, para evitar la excesiva proliferación de radicales libres, segrega ciertas enzimas antioxidantes. Sin embargo, éstas no son suficientes: debemos aportar ciertos nutrientes de nuestra dieta para neutralizarlos. Cuantos más radicales libres se formen, más antioxidantes serán necesarios.

Entre las fuentes exógenas de antioxidantes, se encuentran los elementos fitoquímicos. Éstos actúan como antioxidantes al proteger a las plantas y a los animales que los consumen. Se trata de unas sustancias químicas naturalmente presentes en las plantas, que son las responsables de darles color y  sabor, de protegerles frente a los rayos ultravioleta y frente a las infecciones e inclemencias de su entorno.

Dentro de estas sustancias, se encuentra el grupo de los Polifenoles, con un claro componente antienvejecimiento. Los polifenoles se dividen en 2 grandes subgrupos: los flavonoides y las isoflavonas.

Propiedades de los polifenoles.

  • Antioxidantes.
  • Aumentan la actividad de la vitamina C.
  • Antiinflamatorios.
  • Antialergénicos.
  • Bloquean enzimas relacionados con la síntesis de estrógenos.
  • Protectores frente a hepatotoxinas.
  • Protectores frente a la agregación plaquetaria.
  • Protectores frente a microbios y virus.
  • Los polifenoles son protectores tumorales.
  • Protegen al sistema vascular y fortalecen pequeños capilares.
  • Retrasan el desarrollo de las cataratas.

Estas propiedades antioxidantes de los polifenoles resultan especialmente beneficiosas en casos de:

  • Agregación plaquetaria.
  • Hinchazón de piernas y mala circulación venosa.
  • Síndrome de fatiga crónica.

Fuentes naturales de polifenoles.

Alimentos ricos en polifenoles:

  • Uvas.
  • Arándanos.
  • Fresas.
  • Frambuesas.
  • Granada.
  • Remolacha.
  • Berenjena.
  • Trigo sarraceno.
  • Vegetales rojizos y morados.
  • Soja.
  • Té verde.
  • Vino tinto.
  • Lentejas.
  • Guisantes.
  • Kuzu.

Plantas medicinales ricas en polifenoles:

  • Extracto de corteza de pino.
  • Extracto de semilla de uva.
  • Bayas de espino albar.
  • Cardo mariano.
  • Manzanilla.
  • Ginkgo biloba.

Es muy importante recordar que...

Hoy en día, por los cultivos intensivos, la pérdida de los nutrientes es elevada. Cabría señalar que  para asegurar un aporte de antioxidantes suficiente, los alimentos deberían de ser frescos y de buena calidad.

Los polifenoles son sensibles al calor, por lo que con las altas temperaturas se destruye parte de ellos. Habría que añadirlos a nuestra dieta en forma de crudos, ya que a través de la cocción y el efecto de la cocina asada, se pierden la mayoría de sus propiedades beneficiosas para nuestra salud

Espero que esta información te haya resultado interesante y te ayude a aclarar posibles dudas que tuvieras al respecto.  Y recuerda...

"CUIDA TU CUERPO, ES EL ÚNICO LUGAR QUE TIENES PARA VIVIR"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.